diumenge, 21 de febrer de 2016

El teatre com a forma d'aprenentatge

"Tres en barca" del grup Circorama Teatre és l'obra que hem triat per als actes culturals del 50 aniversari del nostre institut. L'obra ha estat dirigida pel professor Paco Raga que amb Vicent Ballester es va iniciar al món del teatre als talleres que Enric Herreras realitzava a l'IES Isabel de Villena allà pels 80.

Com que la gent de teatre desitgem compartir allò que hem aprés amb les generacions futures hem cregut convenient compartir aquesta obra amb els alumnes de 4t i 1r de batxillerat del curs 2015-16.

És la narració teatralitzada de les vivències dels tres joves actors de Circorama (Joan, Xavi i Lluc) a finals de l’estiu passat. La seua aventura, consistent en fer la volta en barca a l’Albufera, els duu a viure nombrosos instants carregats d’humor, de reflexió i d’afecte.

La línea argmunetal segueix els principals llocs, fets i persones conegudes al llarg dels dies que van des del dimarts 27 d’agost (quan tot es decideix, pensat i fet -encara que a la vista dels resultats, la fase de “pensat” no pareix massa clara) fins el diumenge 1 de setembre.

En l’obra visitarem el Port de Catarroja, el Tremolar d’Alfafar, el Saler, el Palmar, el Perellonet, Sollana i Albal… tot amb escenaris reals i documentats de forma rigorosa, per mostrar el camí coneixereu en Ramonet (el de la cançò, sí); la Maria, de la casa rural; els mosquits del saler; a les xiques del IV simposi internacional de pintura de paisatge al natural; capturen una rata d’aigua (“rati”) i busquen qui els prepare la genuïna paella amb rata de l’Albufera; organitzareu una rave per reobrir la discoteca Puzle; dormireu a la platja i despertareu amb la Guardia Civil; aprendreu a fer una paella a ritme de rock…I els nostres protagonistes, també descobriran tot això i sobretot, descobriran el seu país i, en fer-ho, es descobriran a ells mateixos.


"Tres en barca" dirigida per Paco Raga presentada al 50 aniversari

Obra teatral que és una adaptació de la novel·la "Three men in a boat" de Jerome K. Jerome tot contextualitzant els espais en l'Albufera i fent una adaptació dels tics i manies dels personatges a la idiosincràcia dels personatges de l'Horta Sud de València.
Paco Raga el professor i director de teatre ha estat l'encarregat de fer la selecció de tota mena de referents culturals que ens fan redescobrir el nostre patrimoni cultural a partir dels diàlega burletes i punyents dels tres amics.

COMENÇAMENT DE LA NOVEL·LA:
Allí estábamos los cuatro: George, William Samuel Harris, Montmorency y yo. Nos encontrábamos sentados en mi cuarto, fumando y hablando de lo mal que estábamos; por mal quiero significar desde el punto de vista médico, por supuesto.

Todos nos sentíamos deprimidos y eso nos estaba poniendo muy nerviosos. Harris decía que por momentos experimentaba vahídos tan extraordinarios, que apenas sabía lo que estaba haciendo; entonces George dijo que él también sufría vahídos y que apenas sabía lo que él estaba haciendo. En cuanto a mí, lo que andaba mal era mi hígado. Sabía que era el hígado lo que andaba mal porque acababa de leer una propaganda de pildoras para el nígado, donde se detallaban varios síntomas por los cuales una persona podía saber cuándo su hígado andaba mal. Yo los tenía todos.

Es extraordinario, pero jamás leo el anuncio de un específico sin llegar a la conclusión de que estoy sufriendo la enfermedad referida, en su forma más virulenta. En todos los casos el diagnóstico parece corresponder exactamente a todas las sensaciones que he experimentado.

Recuerdo haber ido un día al Museo Británico para leer el tratamiento de una ligera dolencia que me aquejaba: creo que se trataba de la fiebre del heno. Obtuve el libro y leí todo lo que necesitaba; y luego, distraídamente pasé las hojas al descuido y empece a estudiar con indiferencia las enfermedades en general. He olvidado cuál fue la primera enfermedad a la que presté atención —sé que se trataba de alguna plaga horrenda y devastadora— y antes de haber leído la mitad de la lista de "síntomas premonitorios", me di cuenta de que la tenía.

Permanecí sentado un rato, helado de horror, y luego, con la indiferencia de la desesperación, nuevamente volví las páginas. Llegué a la fiebre tifoidea, leí los síntomas y descubrí que tenía fiebre tifoidea, que debía tenerla desde hacía meses sin saberlo, y pensé en qué otra cosa tenía; busqué el baile de San Vito —encontré, como lo esperaba, que también lo tenía—. Empecé a sentirme interesado en mi caso, y decidí llegar hasta el fondo; por consiguiente empecé por orden alfabético, leí sobre fiebre intermitente y me di cuenta de que la tenía y de que la fase aguda empezaría en un par de semanas. Me sentí aliviado al descubrir que tenía leve albuminuria y que en lo referente a esto podría vivir muchos años. Tenía cólera con graves complicaciones; y parecía haber nacido con difteria. Recorrí concienzudamente las veintiséis letras del alfabeto y pude llegar a la conclusión de que la única enfermedad que no tenía era bursitis rotuliana.

Eso me molestó algo al principio; en cierto modo parecía una especie de desaire. ¿Por qué no tenía bursitis rotuliana? ¿Por qué esa exclusión odiosa? Pero al cabo de un rato prevalecieron sentimientos menos codiciosos. Reflexioné que tenía todas las demás enfermedades conocidas en la medicina, me sentí menos egoísta, y decidí olvidarme de la bursitis rotuliana. Al parecer tenía gota en su aspecto más maligno, sin darme cuenta de ello; y evidentemente había estado sufriendo cimosis desde la infancia. Después de la cimosis no quedaban más enfermedades, asi que llegué a la conclusión de que no tenía nada más.